0 items - 0,00 € 0
  • Empty cart!

Monkey Banana Cake

No es que me pueda quejar pero siempre me parece que mi par de pequeños debería comer más fruta. A Rodrigo se la sigo pasando a puré en las meriendas, pero Gonzalo es más dificultoso de alimentar! Le encanta la fruta pero se le hace pesado tomar los que son demasiados trozos para él..!

Meter un kilo de plátanos en un bizcocho fue mi última idea; no es que triunfara como si se tratara de un paquete de chuches pero a mí me supo bien! Cierto es que lleva chocolate y eso es trampas, pero si saborean también plátano no está tan mal!

Compartimos receta 🙂

Leer Más

Y llegó el frío…

Y llegó el frío.. y sin quererlo, te vuelves más hogareño. He desempolvado estas fotos del invierno pasado, estábamos recién mudanceados y en la casa hacía un frío que pela, los radiadores y calentadores dejaban su estela de un cuarto a otro de la casa, según nos íbamos moviendo. Encerrarnos juntos en la misma habitación y hacer galletas. De gusto. Esa pequeña carita despierta morriña.

Leer Más

La Caja de Galletas

Me encantan los excesos, los trabajos hechos con detalle, las habitaciones cargadas de muebles y tejidos estampados, las fiestas a lo grande, pero en nuestro día a día, me temo que somos, como todos, mucho más sencillos. Si tengo que declarar: nunca llevo complementos y mis compras se basan en completar mi armario de básicos. No vestimos la mesa de gala ¡ni mucho menos!, utilizamos mantelillos individuales que colocamos sobre la marcha mientras intentamos sentarnos para comer más o menos a la vez aunque nunca lo conseguimos. La vida sencilla, las cosas sencillas, son las que te enamoran.

Leer Más

Banana Split

Dicen que nació en Ohio, en un concurso de repostería, donde se buscaba un nuevo postre que atrajera a los estudiantes. A nosotros nos parece una merienda de lo más socorrida cuando aparecen invitados sorpresa a la hora de la merienda. Es una buena idea para evitar sacar un paquete de galletas y batir un Cola Cao; además para los pequeños es súper fácil, sencillo de preparar y disfrutan muchísimo espolvoreando guarrerías comestibles sobre el plato.

Leer Más

Pequeños Morros: Empanadillas de Espinacas y Consejos para el Salmorejo

El pasado domingo no nos quedaban demasiadas cosas en la nevera, la falta de tiempo se resiente en cualquier rincón de esta casa. Salvando una buena provisión diaria de Danoninos, en cualquiera de sus versiones, que el propio Gonzalo se encarga de reponer… ¡cada uno mira por su interés! el otro día se me ocurrió comentarle que era una buena época para visitar el zoo, y su respuesta fue: “Mmmmm (se hizo el me lo pienso, creo que por apuro)... al zoo no, tengo que ir al súper, no me quedan Danoninios…”.

Un paquete de masa para empanadillas aparecieron por arte de magia, y preparamos un sofrito de espinacas y ajo para rellenarlas. Nosotros las hicimos al vapor y luego las pasamos en la sartén con ajito, sencillas pero ricas. En esta web encontré a posteriori nada más y nada menos que 316 recetas de empanadas/empanadillas rellenas con espinacas, la próxima vez nos aplicaremos más.

De nuestra estancia como estudiantes en Córdoba hay millones de momentos y lugares que Pablo y yo guardamos en el recuerdo, pero como plato estrella de la cuidad gana sin dudas el salmorejo cordobés. Nadie hace allí un mal salmorejo ¡el que hacían en el comedor del colegio mayor estaba de rechupete! Como yo no tengo una sola receta apuntada y casi siempre cocino a ojo, he intentado encontrar la que  me pareciera más auténtica, y encontré ésta.

Como consejos:

  1. Nunca añadir vinagre, no es gazpacho. Ni cebolla, ni pimiento, por supuesto.
  2. Mejor miga de pan de telera. Y mejor duro, de un día o dos.
  3. Una vez superado el miedo a la gran miga de pan, deshacerse del miedo al aceite, el salmorejo es una gran balsa de aceite, hay que asumirlo.
  4. La receta de salmorejo que acompaña a la Thermomix, no es una receta de salmorejo.
  5. Se suele acompañar de huevo duro y jamón serrano, pero el atún o la melva también son buen acompañamiento.

Y si visitas la ciudad parad aquí, porque tiene una carta de platos típicos de la zona tremendamente ricos. En invierno todas las mesas están preparadas con su tapete y su brasero, y es un gusto, además de un detalle hogareño que acompaña el menú.

Leer Más