Flora, Fauna y Estrellas de Barro


El pasado 30 de mayo fue el Santo del abuelo, aunque el abuelo sea un Santo más bien todos los días. Después del regalo común que recibió por su cumpleaños, pensamos que sería mejor volver al tradicional regalo handmade casero.

A Gonzalo y al abuelo les encanta explorar, pasar el rato hablando sobre que árbol es el más alto o haciendo recolecta de naranjas y limones, observar como el bicho-bola pasa de bicho a bola, ver como se acercan los pajaritos o cuantas estrellas se pueden ver en la noche. Por eso quisimos fabricar con barro todas esas pequeñas cosas que nos encantan y disfrutamos juntos.


Amasar barro es de las cosas que más te gustan cuando eres pequeño, eso de pringarte es un plus que no tiene precio. Gonzalo estuvo encantado a la vez que orgulloso de mancharse las manos.

Utilizamos pequeños moldes para hacer las figuras, que después adornamos con lentejuelas y purpurina. Parece que eso de ir con maquillaje a base de purpurina se está transformando en todo un clásico.

En pleno proceso decorativo timbró el Señor Bofrost y con solo abrir la puerta y mostrarle mi brillante cara fue suficiente para que me dijera: “Regreso en dos horas”.

Reciclamos una caja de cartón y escribimos nuestra felicitación en una blonda con forma de corazón gigante, que a su vez nos sirvió de envoltorio; un 2×1.

El hacer miniaturas de las cosas que nos gustan y acompañarlas de un buen mensaje puede resultar un regalo especial, que además sale de nuestras manos y de nuestro corazón. Si lo probáis escribidnos: pigsandroses@gmail.com

Feliz miércoles.

(Visited 49 times, 1 visits today)
0

Comentarios

Deja tu respuesta

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>