Adviento. Nuestra “Ginger House”

Por fin en nuestra última visita a Ikea nos hicimos con un pack para fabricar una casita de galletas de jengibre que incluía nuestra “promesa” de construirla. No sería la primera vez que nos hacemos con un paquetito, y ladrillos y tejas se mojan en el café sin edificar. Pero esta vez Gonzalo se había hecho con el título de maestro de obra y días más tarde la cocina se había convertido en el mejor lugar para levantar paredes de esta peculiar obra.

Los escombros tardaron poco en amontonarse en la encimera. Más caramelo (¡cómo pega eso!), más chocolate, más guarrerías varias, más, más…

¡Ah! ¡y por la chimenea! Esto fue cosa del artista.

¡Resultado! ¡feliz martes!

(Visited 37 times, 1 visits today)
0

Comentarios

Deja tu respuesta

XHTML: Puedes usar estos tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>